Cómo Dejar de Ser Precoz Controlando la Ansiedad

Cómo Dejar de Ser Precoz Controlando la AnsiedadEn este artículo te quiero mostrar cómo es posible dejar de ser precoz reduciendo tu ansiedad.

La ansiedad viene ocasionada principalmente por el estrés y el cuerpo la exterioriza a través de angustia, nerviosismo, inquietud o constante tensión muscular, produciendo la eyaculación precoz.

Principalmente estos síntomas se expresan en situaciones que no puedes controlar. O ante una amenaza imaginaria que solo tú percibes pero que no es real.

La ansiedad – además de eyaculación precoz – puede provocarte también mareos, hormigueo en las extremidades, escalofríos, sensación de asfixia, vértigo o naúseas.

Por ello es muy importante que aprendas a controlar la ansiedad.

De esta manera te voy a dar una serie de consejos sobre algunos ejercicios que puedes poner en práctica para reducir la ansiedad y aprender a controlarla.

Y así podrás controlar tus orgasmos y dejarás de ser precoz.

Aprender a controlar la respiración es muy importante.

La ansiedad suele venir acompañada de un exceso de respiración. Es decir, respiraciones rápidas y cortas.

Por este motivo en el momento en que notes este síntoma es importante que controles la respiración.

Es muy sencillo, se trata de inspirar por la nariz en lugar de hacerlo por la boca de una manera suave y profunda.

Respira profundamente hasta que notes que el abdomen se hincha, y expulsa el aire lentamente por la boca.

Repite este ejercicio durante un par de minutos e inmediatamente notarás como la respiración vuelve a la normalidad.

Esto puedes practicarlo ya sea cuando estés en tu casa descansando, en el trabajo, o durante el acto sexual.

Mientras realizas el ejercicio de respiración intenta también dejar la mente en blanco.

La mayoría de las veces los pensamientos negativos que provocan la ansiedad aparecen sin que te des cuenta.

Por este motivo, si intentas dejar tu mente en blanco mientras realizas el ejercicio de respiración estos pensamientos negativos desaparecerán.

Concéntrate solo en la respiración e intenta pensar en cosas agradables, de esta manera la ansiedad irá remitiendo poco a poco.

Si tienes algo más de tiempo, una técnica perfecta para evitar la ansiedad es realizar algún tipo de ejercicio de relajación muscular.

La técnica de Jacobson es un ejemplo. Consiste en tumbarte en un lugar cómodo, comenzar a realizar el ejercicio de respiración, y poco a poco concentrarte en relajar uno de tus pies.

Una vez lo hayas conseguido pasa al otro pie, y así progresivamente continúa con el resto de extremidades, el abdomen, las caderas, los hombros, el cuello y por último la cabeza.

De esta manera conseguirás liberar toda la tensión acumulada en los músculos de todo tu cuerpo. Obviamente concéntrate también en la pelvis, los músculos que controlan la eyaculación.

Poner en práctica ejercicios de visualización que complementen a los de relajación favorece que tus pensamientos sean positivos.

Visualizar un paisaje costero, un cielo azul o el sonido de la lluvia contribuye a que durante unos minutos te inunde una sensación de paz y tranquilidad muy beneficiosa para calmar la ansiedad.

Otra excelente forma de evitar los ataques de ansiedad y la eyaculación precoz es realizar actividades manuales.

Es una buena forma de centrar tus pensamientos en una actividad mecánica que requiere de todos tus sentidos para realizarse.

Una afición de tipo artística es una forma genial de evadir tu mente y evitar la ansiedad.

Si bien podrás comenzar a controlar la eyaculación precoz al reducir la ansiedad…

La clave para dejar de ser precoz está en eliminar todas las causas de este problema

Yo también sufrí de eyaculación precoz. Y solo cuando empecé a seguir un sistema natural que se encarga de atacar el problema desde la raíz logré controlar mis orgasmos.

Así puedo durar el tiempo que quiera en la cama y disfrutar de mis relaciones con mi pareja.

Si quieres empezar a aplicar este sistema natural para aguantar más en la cama…

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica

Nos vemos allí 🙂

Ariel

Los comentarios están cerrados.