Cómo Dejar de Ser un Eyaculador Precoz Reduciendo el Estrés

Cómo Dejar de Ser un Eyaculador Precoz Reduciendo el EstrésEn este artículo te quiero mostrar cómo puedes dejar de ser un eyaculador precoz al reducir el estrés en tu vida.

Como bien sabrás, la eyaculación precoz, ese problema que atormenta la vida sexual de infinidad de personas, puede estar causada por factores muy diversos.

Los más frecuentes son la ansiedad, una experiencia traumática ocurrida en un momento determinado o los malos hábitos posturales y masturbatorios durante la adolescencia.

Sin embargo, en esta ocasión, vamos a centrarnos en otra causa muy habitual de la eyaculación precoz.

Y que seguro tú también has padecido en algún momento, o quizás lo estés padeciendo ahora: el estrés.

El estrés es, en sí mismo, una reacción totalmente normal por la cual el organismo se activa con el objetivo de protegerse ante una amenaza u ofrecer una respuesta rápida ante una situación de riesgo.

En estos momentos, debido a la intensa actividad que caracteriza a la vida diaria – sobre todo en las grandes ciudades – el estrés es muy frecuente.

Y puede afectar tus relaciones sexuales y repercutir en el correcto control del reflejo eyaculatorio.

El estrés produce que el organismo se encuentre permanentemente en un estado de tensión y esto incluye tanto a los músculos como a las zonas del cerebro encargadas de controlar la excitación y los impulsos sexuales.

Por tanto, se puede decir que este problema afecta al correcto funcionamiento de los procesos que han de ponerse en funcionamiento para que todo marche de forma correcta durante el acto sexual.

Por tanto, si tienes una vida que, por la razón que sea, está marcada por el estrés, es muy posible que padezcas o vayas a padecer de eyaculación precoz en algún momento determinado.

Por ello, voy a ofrecerte una serie de consejos para que consigas reducir tus niveles de estrés y, con ello, solucionar la eyaculación precoz.

1. Separa tu vida profesional de la personal: este es, sin duda, el consejo más importante.

Una vez que salgas del trabajo preocúpate por desconectar y de disfrutar de tus horas de descanso en compañía de tu familia, tus amigos o, incluso, tú solo.

Puede que en algún momento necesites llevar alguna pequeña tarea a casa pero no lo conviertas en una costumbre o en algo habitual ya que te hará sentir que eres presa de tu empleo y, con ello, aumentarán tus niveles de estrés.

2. Aprovecha y disfruta tu tiempo libre.

Cómo Dejar de Ser un Eyaculador Precoz

Ya que hemos comentado que has de separar tu vida profesional de la personal, llega el momento de que pienses en cómo disfrutar más de tu tiempo de ocio.

De hecho, puedes considerar que esos momentos son los ideales para relajarte manteniendo relaciones con tu pareja de forma tranquila,  y disfrutando el momento.

Rápidamente podrás ver cómo, en esos instantes en que tu mente se mantiene alejada de los problemas que originan tu estrés, tu problema de eyaculación precoz mejora.

3. Haz ejercicio de forma habitual: el ejercicio físico es fundamental para rebajar tus niveles de estrés.

De hecho, correr, montar en bicicleta, nadar o hacer pesas son terapias excelentes para liberar las tensiones generadas durante el transcurrir del día.

Además, mejorará tu condición física al permitir que tus células reciban una mayor cantidad de oxígeno lo que, a su vez, repercutirá en que puedas mejorar tus relaciones sexuales.

4. Cuida tu dieta: la alimentación también es muy importante.

Tómate tu tiempo para comer con calma y trata de no tomar bebidas como el café que te sobreexciten.

De hecho, existen multitud de infusiones de hierbas que pueden ayudar a que te relajes como, por ejemplo, la tila o el poleo menta.

Al estar más tranquilo disminuirá tu estrés y, con ello, desaparecerá la eyaculación precoz.

5. Evita ver las noticias.

Cómo evitar la eyaculación precoz

Puede parecer una estupidez pero la realidad es que el impacto constante de mensajes negativos puede hacer aumentar tu estrés o que reacciones de forma exagerada ante situaciones que no lo requieren.

Además, piensa que los hechos realmente importantes siempre van a llegar a tus oídos de una u otra forma.

Si te sientes identificado con todo lo que he comentado en este artículo y crees o sabes a ciencia cierta que tu problema de eyaculación precoz está originado por el estrés, no dudes en seguir los consejos que he expuesto anteriormente.

Como habrás observado, todos son muy sencillos y fáciles de realizar, por lo que no tienes excusa para ignorar tu problema y comenzar desde ya a cuidarte y a disfrutar como te mereces de tus relaciones sexuales.

Por último, trata de mirar siempre el lado positivo de las cosas. El estrés es, probablemente, la causa más habitual entre las personas que padecen de eyaculación precoz.

Pero, a su vez, también es la más sencilla de identificar y de tratar.

Además, todos los cambios que lleves a cabo en tu día a día repercutirán en que mejore tu calidad de vida, te sientas mejor y aproveches más el tiempo.

Sin embargo, como ya mencioné al principio de este artículo, el estrés es solo una de las tantas causas que origina la eyaculación precoz.

Yo sufrí de eyaculación precoz.

Y puedo asegurarte que es imposible tratar todas las causas para solucionar este problema.

La clave para durar más tiempo en la cama y disfrutar de nuestras relaciones está en eliminar la raíz del problema.

En vez de tratar las diferentes causas, directamente sigues un sistema natural que elimine el problema de raíz.

Solo así logré deshacerme de la eyaculación precoz.

Para mostrarte cómo aplicar este sistema natural…

Haz clic aquí para ponerlo en práctica para durar más tiempo en la cama

Nos vemos allí 🙂

Ariel

Los comentarios están cerrados.