Bienvenido y Descubre Cómo Curar tu Eyaculación Precoz

eyaculacion precoz

La eyaculación precoz es un problema capaz de hacer pedazos nuestra confianza, nuestra autoestima y, en última instancia, nuestra vida sexual.

Y es que, por su culpa, podemos llegar a perder a nuestra pareja y caer en cuadros depresivos. Créeme, he tenido este problema en un grado muy acentuado.

De hecho, llegué a sentirme sumergido en un pozo del que me costó mucho salir.

Pero lo realmente importante es que eso es cosa del pasado.

Y es que, con paciencia, apostando por remedios naturales y corrigiendo todo aquello que no me hacía bien, conseguí decir adiós para siempre a la eyaculación precoz.

No fue fácil, pero lo conseguí.

Ahora, mi propósito es compartir lo que a mí me funcionó y todo lo que he aprendido para que personas como tú superen el trance por el que están pasando.

Aquí voy a centrarme de lleno en aportarte una completa guía acerca de todo lo que debes hacer para combatir la eyaculación precoz y decirle adiós para siempre.

Sé que, aunque sea un artículo largo, no podré abarcarlo todo, pero sí te dejaré la base sobre la que construir el tratamiento que realmente te resultará eficaz para acabar con tu problema.

Hazme caso, tu vida sexual volverá a ser increíble.

Eliminar hábitos perjudiciales para curar la eyaculación precoz

Lo primero que debes hacer es encontrar la raíz del problema que padeces.

Y es que, probablemente, la eyaculación precoz no ha aparecido como por arte de magia en tu vida.

Seguro que hay buenas razones que explican que te esté sucediendo.

Descartar cualquier aspecto fisiológico debe ser tu prioridad en un primer momento.

Para ello, solo tienes que acudir al médico, contarle tu problema y que te haga una exploración genital.

Habitualmente, la eyaculación precoz es ocasionada por un problema de este tipo en muy raras ocasiones, pero lo mejor es ser precavido.

Cuando lo hayas hecho, llega el momento de la introspección.

Analiza tus hábitos masturbatorios

Te aseguro que, si descubrieses la cantidad de casos en los que la eyaculación precoz es un problema derivado de años de malas prácticas masturbatorias, te sorprenderías.

De hecho, la mayoría de las veces, este aparece porque, durante la adolescencia, existía una sensación de vergüenza por el acto que se estaba llevando a cabo, lo que se traducía en querer acabar cuanto antes.

De igual modo, la falta de intimidad y el temor a ser descubiertos también han provocado que muchas personas desarrollasen este problema.

Tanto si crees que esta es la raíz de tu problema como si no, aquí voy a darte algunos consejos para que te masturbes a partir de ahora:

1. Busca el lugar y el momento.

Un lugar tranquilo en el que sepas que nadie te va a molestar durante el tiempo que necesites es un requisito indispensable para tus prácticas masturbatorias a partir de este momento.

2. Controla el ritmo.

Empieza a estimularte poco a poco y sin ninguna prisa. Cada vez que notes que la eyaculación va a llegar, detente durante unos segundos hasta que el reflejo desaparezca y reanuda el proceso.

3. Márcate metas.

No hace falta que te marques objetivos muy lejanos y complicados. Por ejemplo, puedes empezar intentando aguantar 3 minutos y, paulatinamente, subir la cantidad.

Con el tiempo, has de ser capaz de aguantar entre 20 y 30 minutos masturbándote. Aunque, para ello, vas a necesitar otro tipo de ejercicios que te revelaré más adelante.

4. Evita la pornografía.

El ‘porno’ es la manera más sencilla que tenemos de estimularnos. De hecho, está al alcance de todos gracias a Internet.

Sin embargo, no te hará bien para solucionar tu problema ya que, por un lado, te mostrará mujeres exuberantes que, la mayoría de las veces, no existen en la vida real y, por otro, te enseñará una práctica sexual viciada.

Ten en cuenta que esos vídeos se editan en una sala de estudio y que esos actores pueden eyacular varias veces durante la grabación de la escena.

En definitiva, recuerda que nada de lo que aparece es real.

Cuida tu cuerpo

Otra de las claves que debes tener en cuenta es la eliminación del consumo de sustancias nocivas en tu vida diaria.

De hecho, el tabaco es lo primero que debes abandonar.

Y es que, tal y como han revelado infinidad de estudios, fumar está directamente relacionado con la eyaculación precoz debido a diversas sustancias contenidas en el cigarrillo.

Por su parte, puedes pensar que el alcohol, al reducir tus reflejos, puede serte de ayuda, pero es un mito.

De hecho, lo único que conseguirás es almacenar en tu cuerpo sustancias nocivas e, incluso, dar pie a otros problemas tan graves o más que este como es el de la disfunción eréctil.

Y es que, por si no lo sabes, más de la mitad de las relaciones sexuales que comienzan en estado de embriaguez no llegan a terminarse por la incapacidad de tener o mantener una erección.

También debo decirte que, a partir de ahora, debes salir a la calle a practicar ejercicio cada día. No me importa si te gusta correr, montar en bici o levantar pesas en el gimnasio.

El caso es que dedicar una hora de tu tiempo cada jornada a hacer deporte y a eliminar el sedentarismo de tu vida será de gran utilidad para tu cuerpo a la hora de acabar con el problema que padeces.

Esto es especialmente importante si tienes un trabajo en el que pasas muchas horas sentado.

Habla con tu pareja

La confianza entre las personas que mantienen relaciones sexuales es fundamental para acabar con la eyaculación precoz.

De hecho, mi consejo es que, si no tienes pareja, no tengas encuentros de una sola noche durante un tiempo. Y es que vas a necesitar tiempo para recuperar tu confianza.

Si tienes pareja, háblalo con ella. Te sorprenderás de los avances que harás con solo sentarte a conversar con tu pareja.

Solo con hablar te sentirás mejor y podrán corregir juntos aquellos malos hábitos que te están provocando eyacular demasiado rápido.

Por ejemplo, puedes retrasar todo el tiempo posible la penetración o, cuando la realices, detenerla si sientes que vas a llegar ya al orgasmo para seguir con otro tipo de prácticas.

Si eyaculas, no pasa nada. Por un lado, lograr que tu pareja consiga el orgasmo debe ser uno de tus objetivos, pero no tu obsesión.

De hecho, el propósito de cualquier relación sexual es que ambos disfruten por igual. Además, ¿en qué sitio aparece escrito que en el momento en el que el hombre alcanza el orgasmo se acaba el encuentro?

Puede que, en ese momento, no seas capaz de seguir con la penetración, pero no te costará hallar la forma de complacer a tu pareja de otras maneras.

La importancia de la postura

La posición en la que mantienes relaciones sexuales con tu pareja es mucho más importante de lo que podrías imaginar.

Por ello, es importante que abran nuevos horizontes y que estén dispuestos a probar cosas nuevas.

Por ejemplo, puede que tu pareja se encuentre muy a gusto mientras practicas el misionero con ella.

Sin embargo, a la hora de prevenir la eyaculación precoz, esta es una de las peores posiciones que existen ya que te obliga a realizar un gran esfuerzo para mantenerte sobre ella.

La mayoría de las veces, esto se traduce en un orgasmo demasiado temprano por la imposibilidad de contenerlo.

Mi consejo es que trates de convencerla de mantener relaciones sexuales en posiciones que resulten cómodas a ambos y en las que, preferiblemente, tú puedas llevar el control.

Por ejemplo, tú tumbado en la cama o sentado en el sofá y ella encima a horcajadas es una buena posición.

Y es que, a pesar de que ella tendrá el control, tú podrás guiarla con tus manos. Además, tendrás la gravedad jugando a tu favor.

La postura del ‘perrito’, es decir, con ella apoyando las rodillas y las manos sobre la superficie y tú penetrándola desde atrás es, además de muy placentera, una de las mejores que conozco para retrasar la llegada de la eyaculación. Y es que, en ella, tú serás el dueño absoluto del ritmo.

Ejercicios para curar la eyaculación precoz

Antes te he comentado que resultaba importante hacer deporte para eliminar la eyaculación precoz. En concreto, me refería a actividades como nadar, correr o montar en bici.

Sin embargo, hay ejercicios específicos para la zona genital que te serán de gran ayuda a la hora de controlar la llegada de tus orgasmos. Son los siguientes:

Ejercicios para el músculo pubocoxígeo

El músculo pubocoxígeo, para no entrar en tecnicismos que te lleven a error y que no te sean de gran utilidad, es el responsable de la expulsión del semen durante el orgasmo, es decir, de la eyaculación.

Debido a la complejidad de su nombre, a partir de ahora lo voy a llamar músculo PC.

La eyaculación se produce por un reflejo enviado por nuestro cerebro en un momento determinado de la relación sexual que, generalmente, va ligado al momento en el que alcanzamos el punto de excitación máximo.

La raíz de tu problema está ahí, eso ya lo sabes.

Pero controlar el funcionamiento del músculo PC te ayudará a evitar que, aunque aparezca, la eyaculación se produzca, por lo que podrás seguir manteniendo la relación sexual durante más tiempo.

Localizar el músculo PC es muy sencillo. En concreto, basta con poner tus dedos en el perineo, es decir, en la zona de piel que hay entre tus testículos y tu ano, mientras orinas o eyaculas. Notarás cómo se contrae.

La actividad más útil para fortalecer el músculo PC se llama comúnmente ‘ejercicio de Kegel’ en honor a su descubridor, Arnold Kegel.

Realizarlo es extremadamente sencillo.

En concreto, puedes llevarlo a cabo en cualquier parte, aunque mi consejo es que busques una silla cómoda y te pongas sobre ella manteniendo las piernas ligeramente abiertas y la espalda totalmente recta.

A continuación, lo que debes hacer es contraer este músculo, lo cual se hace por el mismo mecanismo que cuando deseas cortar el flujo de orina mientras miccionas.

Puede parecerte fácil, pero si el músculo PC está muy débil, te cansarás.

Por ello, empieza haciendo series de 10 repeticiones cada 5 minutos y, conforme te sientas más fuerte, incrementa el número.

Te advierto que los primeros días puedes experimentar molestias en la zona en forma de agujetas.

Ejercicios de respiración

¿Sabías que el estrés es otro de los grandes causantes de la eyaculación precoz? Pues así es.

De hecho, si lo piensas, seguro que ha estado presente en todos y cada uno de los episodios que has experimentado de un modo u otro.

El estrés puede atacarte de varias maneras. En primer lugar, puedes estar estresado desde una perspectiva general, es decir, por culpa de tus actividades cotidianas.

Por ejemplo, tener que lidiar con mucha presión en tu trabajo o en tu vida familiar o tener problemas económicos pueden ser factores que te generen ansiedad y estrés que, en la cama, se traduzcan en eyaculación precoz.

Sin embargo, puede que, en estos momentos, sientas que estás tranquilo y alejado de ese tipo de preocupaciones.

Si es así, el estrés puede golpearte cada vez que pienses en que te volverá a pasar y que decepcionarás a tu pareja una vez más.

¿Cómo puedes desterrar esa idea y esas sensaciones? Mediante los ejercicios de respiración enfocados a relajarte.

Controlar tu relajación es, probablemente, el método más eficaz que existe para reducir tus niveles de ansiedad y estrés.

En concreto, lo único que necesitas para llevarlos a cabo es una estancia en silencio y 20 minutos libres.

Siéntate en el suelo con las piernas cruzadas haciendo la postura del loto o una similar en la que te sientas más cómodo.

Asimismo, mantén erguida tu espalda, pero sin acumular tensión. Después, cierra los ojos y concéntrate.

Inhala aire con fuerza por la nariz y, a continuación, expúlsalo por la boca. Tu objetivo debe ser que cada inhalación dure la mitad de tiempo que la exhalación.

Repite el proceso una y otra vez durante todo el tiempo que te he comentado tratando de concentrarte solo en la respiración. Así lograrás evitar que cualquier pensamiento negativo haga acto de presencia.

Este ejercicio lo puedes extrapolar al momento en el que estés en la cama con tu pareja. De hecho, mi consejo es que lo uses para alejar el reflejo eyaculatorio.

Por ejemplo, cuando notes que estés demasiado excitado, trata de cerrar los ojos y ponerlo en práctica.

Esto, unido al ejercicio de Kegel que anteriormente te comenté, debería serte de mucha ayuda para evitar que llegues al orgasmo.

Sin embargo, si no consigues aguantar, no pasa nada. Pide a tu pareja que pare y vuelve a empezar. Poco a poco dominarás la técnica.

La dieta, un aspecto clave para curar la eyaculación precoz

La alimentación es uno de los apartados más importantes que, a partir de ahora, debes controlar para evitar sufrir más episodios de eyaculación precoz.

Y es que, aunque no lo creas, todo lo que comes a lo largo del día influye en este problema.

Aquí voy a hablarte acerca de aquellos alimentos que debes suprimir de tu dieta y en cuáles has de enfocarte.

Finalmente, te hablaré de algunos remedios naturales realmente útiles para tu problema.

Alimentos a evitar para tratar la eyaculación precoz

Debo decirte que, a partir de ahora, hay varios alimentos que deben desaparecer de tu dieta.

En general, la mayoría de ellos son de origen animal.

Y es que, en muchos casos, contienen sustancias que son perjudiciales para tu organismo como, por ejemplo, las grasas saturadas que incrementan los niveles de presión arterial dentro de tu cuerpo, un problema que también genera eyaculación precoz.

En concreto, me estoy refiriendo a la carne roja en general, así como a la de vaca y a la de cerdo.

Además, también te recomiendo que suprimas los lácteos salvo los yogures, que contienen sustancias probióticas muy adecuadas para tu organismo. La comida rápida también debe desaparecer de tu dieta.

Alimentos recomendables para la eyaculación precoz

Pero, al igual que debes abandonar el consumo de carnes rojas y de los demás alimentos que te he comentado anteriormente, también hay otros cuya presencia debes incrementar en tu dieta.

Hablo, por ejemplo, de la avena, un cereal que, además de ser rico en hidratos de carbono, fibra y proteínas de origen vegetal, posee triptófano, una sustancia que ayuda a la sintetización de la serotonina y, en consecuencia, a la reducción de los niveles de estrés y ansiedad.

El plátano y la cebolla, debido que aumentan la producción de testosterona de manera natural y a que favorecen una correcta circulación sanguínea en la zona genital, también son dos elementos que deben tener presencia diaria en tu alimentación.

Asimismo, cuando llegue el verano, céntrate, en el ámbito de la fruta, en la sandía y el melón ya que poseen grandes cantidades de betacaroteno y licopeno, dos sustancias que guardan relación directa con el correcto desempeño sexual de los hombres.

El kiwi, el limón y la naranja, debido a sus elevadas concentraciones de vitamina C, que es el principal combustible del sistema inmune y uno de los antioxidantes más efectivos que se conocen, también es muy recomendable para tratar problemas de eyaculación precoz.

Lo mismo sucede con la guayaba, la cual, además, es rica en vitamina A.

También debo hacer mención al aguacate, que te aportará las cantidades que tu cuerpo necesita de zinc, un mineral que juega un papel clave en el control del reflejo eyaculatorio, y a la papaya, que te aportará todas las vitaminas del grupo B que necesitas.

Y, por último, no puedo olvidar hacer mención a los mariscos.

Si bien es cierto que bajo ninguna circunstancia debes abusar de ellos ya que poseen grandes cantidades de ácido úrico, una sustancia perjudicial que puede ocasionarte diversos problemas de salud, tiene efectos sobre la libido que te serán de ayuda para vencer tus temores a la hora de irte a la cama con tu pareja.

Remedios naturales para la eyaculación precoz

Quiero acabar esta amplia guía contra la eyaculación precoz brindándote una serie de remedios naturales extremadamente eficaces y útiles.

Presta atención y tómalos a diario:

1. Infusión de manzanilla y pasiflora.

Ambas plantas actúan en el organismo a modo de relajante, por lo que te serán de mucha ayuda a la hora de combatir el estrés que está afectando a tu desempeño sexual.

Solo tienes que hervir unas cuantas ramas de ambas en un recipiente adecuado y tomar el agua inmediatamente para evitar que se pierdan sus propiedades.

2. Infusión de ginkgo biloba.

Otra planta que te será de gran utilidad si empiezas a tomarla en forma de infusión.

Esto se debe, por un lado, a que mejora el flujo sanguíneo, lo que se traduce en mejores erecciones y en una mejor capacidad para controlar el músculo PC.

Por otro, también es un excelente afrodisíaco que, de hecho, ha sido utilizado durante generaciones.

3. Infusión de jengibre.

El jengibre es una raíz que, en el ámbito de la medicina tradicional oriental, es muy conocida a la hora de tratar la eyaculación precoz y muchas otras enfermedades.

Esto se debe, fundamentalmente, a que contiene vitamina B6 y vitamina C, así como magnesio, calcio, zinc y potasio.

4. Infusión de moringa.

La moringa es conocida en muchos lugares como el ‘árbol de la vida’, una denominación que se debe a su carácter antiséptico, antiinflamatorio, antiviral y anticancerígeno.

Pero, además, posee un efecto sobre la eyaculación precoz que los científicos aún no han sabido descifrar.

Es utilizada desde tiempos inmemoriales por varones de infinidad de tribus con el propósito de incrementar el placer de la mujer.

Si sigues todos los consejos que aquí te acabo de dar a diario, te aseguro que, con paciencia, esfuerzo y dedicación, tu problema con la eyaculación precoz empezará a mejorar.

Pero si lo que quieres es curar AHORA MISMO tu problema y eliminarlo de raíz para empezar a disfrutar del sexo con cualquier mujer…

Te recomiendo que visites la siguiente página web donde te explico el método infalible que al aplicarlo eliminarás la eyaculación precoz de raíz inmediatamente:

 

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y cura la eyaculación precoz para siempre

Nos vemos allí 🙂

Ariel

 

2 Replies to “Bienvenido y Descubre Cómo Curar tu Eyaculación Precoz”

  1. Hola me llamó Eduardo queri saber como obtener el curso graciad